Informe redactado a finales de Noviembre de 1941 por el comandante del Sturmgeschütz-Abteilung 244, Major Paul Gloger, donde describe las experiencias realizadas por su batallón de cañones de asalto en el Frente del Este.

Nota:
El Sturmgeschütz-Abteilung 244 sería aniquilado en el cerco de Stalingrado. Su comandante, el dentista de profesión Paul Gloger, sería condecorado con la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro el 25.01.43 y un día más tarde ascendido a Oberstleutnant. El 31.01.43 Gloger sería declarado como 'desaparecido'.

Puesto de mando, 23.11.1941

Sturmgeschütz-Abteilung 244

Abt.Ia Nr. 115/41 geh.






Experiencias




  1. Experiencias tácticas:

    Sobre las experiencias con los cañones de asalto en la Campaña del Este el Batallón ya respondió mediante un escrito fechado el 23.08.41 a las 8 preguntas del Gestor de Cursos del III./A.L.R.(mot.) 2 en un informe preliminar. En este sentido se informa adicionalmente:



    Operaciones en batallones avanzados.

    Las operaciones de cañones de asalto en batallones avanzados (Vorausabteilungen) se han saldado con un excepcional éxito. La capacidad combativa de estos batallones avanzados se ha visto fuertemente reforzada por los cañones de asalto, de modo que en todos los casos la resistencia enemiga - incluso frente ataques acorazados y de baterías de cañones largos - ha podido inmediatamente ser combatida. Gracias a la constante disponibilidad de combate de los cañones de asalto se ha dispuesto en todo momento de una ventaja en comparación con la artillería remolcada y motorizada así como debido a su mayor alcance de una ventaja frente a todas las armas de la infantería. Los cañones de asalto se han convertido así en el soporte de los combates dentro de los batallones avanzados. Los éxitos logrados por este tipo de batallones son el mérito de los cañones de asalto. La confianza de otras armas en los cañones de asalto, especialmente de la infantería, ha sido tan grande que los batallones avanzados han detenido su ataque cuando los cañones de asalto no han podido participar (p.e. por escasez de combustible ó de munición). Especialmente exitosa ha sido la colaboración en batallones avanzados con compañías de cañones antiaéreos y de ametralladoras pues con sus vehículos semiorugas estas unidades pueden mantener la velocidad de los cañones de asalto - tambien campo a través - y gracias a los efectos de sus armas contra objetivos poco rentables (p.e. soldados individuales) complementan perfectamente la capacidad combativa de los cañones de asalto. Por estos motivos la punta de ataque se ha formado mezclando alternativamente un cañón de asalto con un cañón antiaéreo - ametralladora. Bajo esta estructura a cada cañón de asalto le ha sido asignado un grupo de infantería montada armada con una ametralladora. Cuando debido al fuego enemigo la infantería ha tenido que abandonar el cañón de asalto para ponerse a cubierto la ametralladora no ha tenido efecto alguno. En estos casos la falta de una ametralladora ha tenido consecuencias negativas. Debido a sus variadas misiones y versátil capacidad de empleo (exploración, batallones avanzados, arrastrar a la infantería sobrepasando nuestras própias líneas) además de la en repetidas ocasiones urgentemente realizada propuesta de incorporar una ametralladora en el cañón de asalto, un vehículo seimiorugas con ametralladora constantemente disponible y protegida por un escudo reforzaría todavía más su capacidad combativa.

    Hemos tenido que realizar una y otra vez la experiencia que en relación a las misiones de combate para nuestros cañones de asalto siempre se ha partido de un concepto totalmente erróneo sobre las capacidades de los mismos. Así p.e. ha sucedido que un pelotón, ampliado a tres cañones de asalto y bajo el mando de un oficial, recibió la misión de proteger una marcha nocturna de tropas remolcadas a través de un trayecto de 26 Km a una velocidad de entre 8 - 10 Km/h. El jefe de pelotón, al cual se le impidió adelantarse con sus cañones de asalto, tuvo que repartirlos uniformemente dentro del grupo de marcha. Las consecuencias de esta incomprensible exigencia: sobre el muy mal terreno (barro) los cañones de asalto tuvieron que marchar a muy bajas marchas, consumo muy alto de combustible y de aceite y no pudo evitarse sobrecargar los motores con revoluciones demasiado elevadas. Finalmente los tres cañones de asalto, sin acceso a combustible ni recambios, tras sufrir pequeñas averías quedaron repartidos sobre el terreno varios días. El motor totalmente nuevo de uno de estos cañones de asalto y que todavía no había sido rodado ha sufrido una avería total. Este es un caso de muchos en los que, debido a la relación de subordinación, se han sufrido daños evitables en el valioso material. Por este motivo el Batallón solicita no ser subordinado a otras unidades y en su lugar ser asignado a las correspondientes unidades de infantería con la misión de colaborar con ellas.

    En un batallón avanzado, dentro del cual se encontraba como jefe de avanzadilla uno de nuestros jefes de batería, y cuyo comandante era un Major de la infantería, se dió la siguiente situación: tras un rápido avance del batallón y alcanzar el objetivo fijado para el día hubiera podido facilmente aprovecharse este éxito si a la avanzadilla se le hubiera permitido avanzar hasta alcanzar la próxima gran localidad. En lugar de eso el jefe del batallón ordenó a los cañones de asalto frenar su avance pues el objetivo del día había sido presuntamente sobrepasado. Tras ser el puente volado durado la noche el batallón avanzado quedó paralizado sobre el lugar durante varios días. Para el jefe de la avanzadilla no hubiera supuesto ningún problema tomar el para poder continuar la marcha tan importante puente. Debido a la relación de subordinación y a pesar de haber expresado sus objeciones tácticas el jefe de la avanzadilla tuvo que acatar las ordenes del jefe del batallón avanzado.

    Si bien el cañón de asalto ha sido muy frecuentemente empleado como cañón de apoyo de la infantería, motivo por el que en las operaciones no ha podido aprovechar el factor sorpresa, tambien en este tipo de operaciones se ha logrado apoyar decisivamente a la infantería y muy especialmente reducir sus bajas. Ha sucedido que tras la pérdida de cañones de asalto se ha lanzado un cañón individual todavía operativo al combate. Este tipo de misiones deben ser necesariamente rechazadas. En el caso de sufrir por sorpresa cualquier tipo de dificultades técnicas (atascamiento del arma, avería del motor, estancamiento sobre el terreno, pérdida de líquido de freno, defectos en el freno de dirección, etc.) el cañón de asalto se convierte en un blanco indefenso frente a las armas defensivas enemigas. La más pequeña unidad de combate debe ser necesariamente el pelotón formado por 3 cañones de asalto.



  2. Experiencias técnicas.

    1. Cañones de asalto:

      Con motivo de las operaciones en el Este hemos realizado una série de experiencias que podrían conducir a mejorar el cañón de asalto, que ha sido empleado con un excepcional éxito. Las propuestas realizadas a continuación son solamente aquellas que podrían suponer una modificación de diseño pero en ningún caso el nuevo desarrollo del cañón de asalto.

      1. La reclamación de que el cañón de asalto debe poseer una ametralladora es considerada como la propuesta más importante y es repetida aquí en primer lugar. La incorporación de una ametralladora basculante, incluso aceptando una cúpula para la ametralladora (véase el informe provisional), es para la defensa de proximidad absolutamente inmprescindible, pues las operaciones y empleo previstos originariamente para los cañones de asalto en el marco de la artillería de asalto han sido superados y estos progresivamente se han convertido en vehículos acorazados de asalto (Sturmpanzer) que no son empleados en el marco de unidades acorazadas sinó individualmente para abrir el camino a la infantería. En el transcurso de todas las operaciones (¡sin excepciones!) han existido objetivos no rentables para el cañón pero que han tenido que ser combatidos. Adicionalmente en muchos casos han sido francotiradores bien cubiertos los que han frenado y provocado bajas a la infantería. Por este motivo se considera como una exigencia mínima, además de la ametralladora basculante, la introducción de una ametralladora montada coaxialmente al cañón. De este modo el suboficial artillero podría emplear el mismo visor, que debería incorporar adicionalmente una graduación de distancia igual al de la ametralladora, pues la inclinación del tubo para las distancias de la ametralladora es diferente a la del cañón.

      2. La velocidad inicial y la capacidad de perforación de la munición perforadora es totalmente insuficiente. Así p.e. la munición perforadora disparada a distancias de entre 3 - 400 metros contra carros de combate enemigos ha rebotado, mientras a distancias de entre 1 - 100 metros con detonador de impacto ha tenido casi siempre éxito. Una mayor carga para la granada con el objetivo de lograr una mayor velocidad inicial para la defensa anticarro requiere de un tubo más largo: este podría ser alargado hasta alcanzar el borde delantero del chásis. La desventaja al superar obstáculos (árboles) puede ser equilibrada sin más por un buen conductor.

      3. En el telescópio panorámico (Rundblickfernrohr) como tambien en el nuevo visor telescópico, en el caso de desviaciones en los ojos, no puede ajustarse el enfoque.

      4. Equiparar el aumento del telescópio binocular (Scherenfernrohr) con la del telescópio panorámico y la del visor del artillero supondría una ventaja fundamental. El visor de puntería así como el telescópio binocular deben poseer un aumento de 10x para así facilitar la cooperación entre el jefe del cañón y el suboficial artillero al observar objetivos.

      5. La incorporación de la salida del telescópio binocular ó bien del visor de puntería en el viejo modelo de cañón de asalto, con la apertura en la parte delantera, ofrece mejores resultados que la apertura hacia arriba.

        • Falta de protección hacia arriba, p.e. contra granadas de mano, contra los muy desagradables cócteles Molotow, contra fuego aéreo.

        • Falta de protección contra la intemperie para el suboficial artillero, pues la apertura no puede cerrarse.

        • Falta de protección para el visor telescópico al atravesar zonas verdes con árboles, matorrales, etc. (por este motivo un gran número de visores telescópicos han sido exteriormente dañados, perdiéndose el correspondiente cañón de asalto para las operaciones). De igual modo insuficiente protección de la lente del visor contra lluvia y salpicaduras de barro.
        La solución en el viejo modelo evitaba todas estas desventajas. Además de que el suboficial artillero puede colaborar en la estimación de distancias, la desventaja existente en el viejo modelo, amenaza ante disparos frontales (este caso todavía no ha sido experimentado por el Batallón), este peligro puede equilibrarse cerrando la escotilla delantera y lograrse así una efectiva protección contra el fuego de armas de la infantería.

      6. Especialmente desventajoso en la equipación del cañón de asalto es la falta de un dispositivo de extracción de barras de torsión rotas. Esta es una de las averías más comunes en los cañones de asalto. El transportar en los cañones de asalto barras de torsión de reserva es en muchas ocasiones inútil si la barra de torsión rota no puede ser extraida. El dispositivo de extracción de barras de torsión debe formar parte de la equipación del cañón de asalto como la bomba de aire en la bicicleta ó el gato en el coche.

      7. La extracción de la barra de torsión rota se vé frecuentemente muy dificultada pues su cabeza no puede extraerse del anclaje. Por este motivo se propone, si la elasticidad de la pared lateral del chásis no se vé por ello afectada, incorporar orifícios ahí donde se encuentran las barras de torsión. Estos orifícios pueden sellarse mediante tornillos. No puede descartarse que se trate de un fallo de producción. Adicionalmente en muchos casos se han sufrido roturas en los dientes de los engranajes de transmisión laterales y cónicos. Repetidas averías en los motores: fallas en las culatas, roturas de platillos de válvula, fugas en los engranajes.

      8. El gato con el que está equipado el cañón de asalto para llevar a cabo el cambio de ruedas de rodadura es demasiado débil. Su fortaleza material no guarda ninguna relación con las masas y fuerzas de resorte que debe superar. Tras un corto periódo de uso la mayor parte de los gatos empleados en las baterías de combate no se encuentra operativo pues su débil base al elevar los brazos oscilantes se ha roto.

      9. La ubicación del cuello de llenado de aceite en los motores es tan desventajosa que el aceite solamente puede rellenarse empleando un embudo doblado. Este defecto es fácil de corregir si el tubo de llenado es alargado y ligeramente doblado hacia la escotilla.

      10. Una reclamación general y justificada de nuestros conductores es la incorporación de una lubricación centralizada, como la empleada en otros vehículos a motor, para de este modo poder lubricar el vehículo en el transcurso de largas marchas y las continuas operaciones.

      11. El alcance del equipo de radiocomunicación es insuficiente. Especialmente en el Este el campo de batalla y la profundidad de la zona de ataque son muy extensos y superan los 10 Km, los cañones de asalto son separados a grandes distancias y entonces su comunicación por radio no es posible. Posicionamiento del equipo de radio en dirección de marcha: emisor a la derecha, receptor a la izquierda. Ha podido constatarse que el segundo receptor es superfluo. Debido al insuficiente alcance del equipo y las grandes distancias la comunicación por radio con el Batallón ha sido posible unicamente en raras ocasiones.

      12. La posición espacial de los transformadores no es la adecuada pues estorban. Debido a la entrada de humedad y su desventajosa posición los transformadores frecuentemente sufren averías (cortocircuitos). El maestre de radio-comunicación ha tratado de solucionar el problema incorporando sacos de lona especialmente ajustados a los transformadores. Se propone reubicar los transformadores en la zona izquierda de la pared de separación con el compartimento del motor.

      13. En base a las manifestaciones de conductores y jefes de cañón el ancho de las cadenas sobre terreno blando es insuficiente. Los cañones de asalto se hunden hasta que su chásis roza con el suelo. Tras un enfrentamiento con potentes fuerzas acorazadas rusas ha podido confirmarse que los carros de combate rusos, a pesar de su mayor peso y gracias a sus más anchas cadenas, pueden moverse campo a través mucho más rápido que nuestros cañones de asalto. Los carros de combate rusos pueden avanzar sobre terreno que nuestros cañones de asalto no pueden superar.

      14. La capacidad de almacenamiento de munición en el cañón de asalto es insuficiente: esta ha sido prevista para 44 proyectiles, mientras que en casi todas las operaciones, especialmente en el marco de batallones avanzados y cuando el abastecimiento no ha sido puntual, han tenido que transportarse hasta 116 proyectiles.
    2. Remolcadores y transportadores de munición.

      1. El engache de remolque es demasiado débil. Sobre terreno difícil se han sufrido frecuentes roturas del dispositivo de remolque.

      2. La altura libre sobre el suelo es en la zona delantera insuficiente debido a la ubicación demasiado baja de la barra de acoplamiento del eje delantero. Por este motivo los remolcadores y transportadores de munición no están nisiquiera capacitados para circular sobre las trazas marcadas sobre el suelo por los camiones. La insuficiente altura libre sobre el suelo ha provocado frecuentes daños en los ejes delanteros, una situación que ha conducido una y otra vez a la baja temporal de los tan necesarios remolcadores y transportadores de munición. Varias cajas de cambio Variorex han sufrido averías. Frecuentes averías en los sistemas de rodadura, especialmente en las ruedas.

      3. El equipo de radio es insuficiente. Cada vehículo debe disponer de un receptor, de lo contrario en el caso de la pérdida de un vehículo no es posible la comunicación por radio. Adicionalmente un transportador de munición debe estar equipado con un emisor con un alcance como el del equipo de 10 vatios.

      4. Los 100 proyectiles que pueden transportarse en los vehículos de munición son insuficientes, incluso sumando los pequeños remolques con una capacidad para 64 proyectiles (véase el punto 5). Especialmente en el marco de batallones avanzados, que en ocasiones en un periódo de tres días han avanzado hasta 60 Km, la munición transportada ha sido totalmente insuficiente. Los vehículos de transporte de munición asignados a los cañones de asalto deben tener el chásis del remolcador de 3 toneladas (140 caballos en lugar de 100 caballos) y de este modo poder cargar un total de 200 proyectiles. El remolque de munición se ha constatado como poco práctico pues limita en gran medida la movilidad del transportador de munición campo a través (al girar ó dar marcha atrás). El Batallón ya no dispone de remolques de munición.

      5. Debido a que están desarmados, los transportadores de munición se encuentran totalmente indefensos, a pesar de que debido a su apariencia y la ignorancia frecuentemente sean denominados por altos oficiales de la infantería como 'pequeños cañones de asalto' ó vehículos blindados de reconocimiento. En cualquier caso en estos vehículos es necesaria la incorporación de una ametralladora sobre articulación esférica y manejada por el copiloto, al igual que hacen los rusos en sus remolcadores blindados para cañones anticarro. La incorporación de esta ametralladora es tambien necesaria pues los transportadores de munición son frecuentemente empleados en labores de reconocimiento y en muchas ocasiones en el transcurso de ataques contra posiciones defensivas estos vehículos siguen muy de cerca a los cañones de asalto, teniendo en estos casos el copiloto que defenderse con su subfusíl. Adicionalmente los transportadores de munición armados con una ametralladora supondrían un refuerzo de la capacidad combativa de los cañones de asalto contra objetivos de infantería.
    3. Vehículos a motor.

      1. En relación al Klöckner-Deutz diesel.

        A pesar de que son camiones de orígen civíl diseñados para las condiciones de las carreteras alemanas, estos vehículos han sido empleados con éxito. Aún y así para las inimaginables malas condiciones de las carreteras rusas estos vehículos son totalmente insuficientes. Especialmente desventajoso:

        • Falta de ruedas todoterreno
        • Diferenciales demasiado debiles
        • Falta de una caja de engranajes especial para marcha campo a través
        • Totalmente insuficiente resistencia del dispositivo de remolque
        Los chásis de los camiones Magirus de tres ejes (Kfz.79) han resistido, aún y así para marchar sobre terreno no firme necesitan cadenas.

      2. Bajo las condiciones de las carreteras y el terreno ruso los Kfz.12 y Kfz.15 han sido empleados con un excepcional éxito. Debido a la frecuente sobrecarga de los vehículos todos ellos sufren de grietas en los bastidores del chásis sobre la supensión delantera. Es decir, los bastidores de estos vehículos deben ser reforzados. Frecuentes roturas de los muelles delanteros de la suspensión.

      3. Sobre las malas carreteras rusas los coches de orígen civíl no están capacitados para circular. Los más afectados son aquellos con bastidores muy bajos (Wanderer).

      4. En la equipación del Kfz.2/40 (Mercedes) falta un equipo de soldadura. Este defecto en la equipación ha tenido efectos muy negativos dentro de las baterías.

      5. Sobre las pésimas carreteras rusas las motocicletas pesadas (Zündapp) al igual que las motocicletas medias (DKW) han sido empleadas con un excepcional éxito. En relación a la motocicleta DKW unicamente remarcar que los muelles de horquilla podrían ser reforzados, se han sufrido frecuentes roturas.

        Averías sufridas:
        En practicamente todas las motocicletas pesadas Zündapp rotura de los filetes de las bujías. En las motocicletas medias DKW frecuentes averías en la caja de cambios, curiosamente siempre en la misma rueda dentada da la 1. marcha.

      6. Normal funcionamiento de los remolcadores de 18 toneladas. Sobre terreno no firme los correspondientes remolques de plataforma baja han causado problemas (malas características campo a través) así como en puentes y pasos de troncos debido a su ancho.

  3. El abastecimiento de combustible y munición ha sido suficiente, si bien en el transcurso de rápidos avances (batallones avanzados) en ocasiones no ha podido llevarse siempre a cabo puntualmente (escasez de vehículos todoterreno de tres ejes).

    En base a las experiencias del Batallón realizadas en la Campaña del Este cada batería debe disponer de un mínimo de 3 - 4 vehículos todoterreno diesel de tres ejes, cuando no directamente de vehículos semiorugas, con el objetivo de asegurar el abastecimiento de combustible y munición de las baterías de combate. Para poder abastecer con algo de combustible a las partes más avanzadas frecuentemente hemos tenido que emplear nuestros pequeños remolcadores de munición. El combustible y la munición han tenido que ser transportados a través de grandes distancias pues a los diferentes almacenes no les había sido suministrada munición de 7,5 cm y los almacenes de combustible de las divisiones de infantería generalmente no estaban capacitados para abastecer a un batallón de cañones de asalto entero. Se ha dado el caso que las baterías han tenido que recorrer una distancia de 250 Km, es decir, 500 Km de ida y vuelta, sobre malas carreteras con los camiones diesel Klöckner-Deutz para poder abastecerse con combustible.

    En referencia al abastecimiento del Batallón con recambios debe destacarse que este ha sido totalmente insuficiente. Los recambios más urgentes ó bien no han estado disponibles ó bien unicamente en un número insuficiente. En el caso p.e. de los camiones al principio no se disponía de recambios ó bien el proceso para su obtención a través del muy alejado Almacén Central de Recambios era demasiado complicado y lento.


    En relación a la escuadra de reparación y mantenimiento (I-Staffel):

    1. Taller.

      Como tropa del ejercito (Heerestruppe) el batallón de cañones de asalto opera generalmente lejos de los talleres de vehículos acorazados. Incluso cuando en su cercanía se encuentra un taller especial este normalmente no puede ayudar por sobrecarga. En la práctica la reparación de sus vehículos, especialmente la de los acorazados, tiene que ser asumida por el própio batallón de cañones de asalto.

      Por este motivo es especialmente importante que los batallones de cañones de asalto estén suficientemente equipados con personal cualificado y con las correspondientes herramientas.

      Como refuerzo mínimo se propone adicionalmente:

      • 10 buenos mecánicos de motores
      • 1 especialista de Maybach
      • 1 especialista electricista para cañones de asalto
      Adicionalmente es imprescindible que el maestre del taller reciba una instrucción especial para cañones de asalto. Si no se dispone de un asistente del maestre del taller debe incorporarse permanentemente al personal del taller como mínimo a un enérgico suboficial que disponga de buenos conocimientos técnicos. Las características de la zona de operaciones exigen un meticuloso periódo de adaptación. Por estos motivos es importante que todo el personal de los servícios de reparación y mantenimiento, tambien el suboficial del taller, no abandone en ningún caso su puesto. Cualquier reemplazo ó sustitución de personal instruido reduce la capacidad de rendimiento del taller.

      En base a su fín así como a su estructura la escuadra de reparación y mantenimiento es una unidad autónoma y se considera como ventajoso si esta es tambien separada espacialmente del resto del personal, además sus funciones son tambien muy diferentes. Las experiencias de esta campaña confirman esta visión.

      Como equipación complementária se propone:

      • 1 grúa de brazo horizontal desplazable para 2 toneladas (montada sobre camión)
      • 1 carro de remolque
      • 1 elevador de 1 metro, 5000 Kg.
      • Triplicar el material de soldadura. Gas para soldar.
    2. Recambios.

      Los trabajos de reparación se han visto muy afectados en gran medida por el insuficiente abastecimiento de recambios. El Batallón debe disponer de un cierto nivél de existencias de recambios própias, este nivél debe ser más elevado cuando se trate de piezas escasas en los almacenes de recambios. Se ha podido constatar que para ello se precisan adicionalmente como mínimo 3 camiones medios. Para la obtención de los própios recambios debe disponerse permanentemente de 2 camiones medios adicionales.

      Para la administración de los recambios se precisaría un suboficial experto en la materia, para la obtención de los recambios dos suboficiales expertos en vehículos a motor y cuatro hombres.

  1. Otros puntos importantes.

    1. Armas.

      1. En lugar de granadas de mano de mango (Stielhandgranaten) deben asignarse al cañón de asalto granadas de mano huevo (Eierhandgranaten) pues estas pueden ser lanzadas a través de la escotilla con mayor facilidad.

      2. En el 99% de los cargadores para el subfusíl MP 38/40 se han sufrido encasquillamientos pues por un lado el muelle es demasiado débil, los cartuchos se atascan en la zona superior del cargador ó bien el alimentador debe ser modificado. Por este motivo el subfusíl MP 38/40 no ha sido para nosotros un arma defensiva confiable.
    2. Equipo.

      1. No solo el cañón de asalto del jefe del pelotón, tambien el resto de cañones de asalto debe estar equipado con una pistola luminosa.

      2. Se reclama una segunda cantimplora para las tripulaciones de los cañones de asalto pues bajo el calor del verano y operaciones que pueden alargarse un día entero una cantimplora es insuficiente.
    3. Vestimenta.

      1. Suboficiales y tropa deben estar equipados con botas altas. La equipación con zapatos de cordones bajo el clima y las condiciones del terreno existentes es totalmente inservible. Resfriados en soldados equipados con estos zapatos.

      2. ¿Por qué las baterías no son equipadas homogeneamente con uniformes de la artillería de asalto?
    4. Instrucción.

      Cuando el Batallón fué formado la totalidad de la instrucción de conducción era insuficiente. A los conductores de vehículos a motor p.e. se les entregó el permiso de conducción tras unas pocas horas de instrucción y sin que supieran practicamente nada sobre conducir ó sobre motores. Tambien la instrucción de los mecánicos de vehículos acorazados era insuficiente. Debe considerarse que antes de las operaciones el Batallón no dispuso de ninguna posibilidad de instruir adicionalmente a sus conductores.

      Si el Batallón, como es sabido, ha logrado siempre mantener operativos la mayor parte de sus vehículos ha sido exclusivamente gracias a la incansable entrega de oficiales, suboficiales y muy especialmente de la tropa, que han trabajado bajo las más dificiles condiciones hasta alcanzar los límites de su rendimiento físico.

    Pérdidas personales.

    1. Por acción del enemigo:

        Muertos Heridos Desaparecidos
      Oficiales 8 4 -
      Suboficiales 13 11 -
      Tropa 17 27 1
      El 09.11. cayeron 2 oficiales más y 1 suboficial resultó herido.


    2. Accidentes mortales:

      El 07.10. un suboficial sufrió un accidente mortal.
    Pérdidas materiales.

    1. Por acción del enemigo:

      3 cañones de asalto
      3 remolcadores
      10 remolques de munición
      1 camión
      2 motocicletas pesadas
      6 motocicletas medias
      1 coche


    2. Por otros motivos:

      1 cañón de asalto
      1 motocicleta media
      8 remolques de munición
    Concesión de condecoraciones:

      EK 1 EK 2 Kriegsverd. Sturmabz.
    Oficiales 10 15 1 14
    Suboficiales 2 29 8 38
    Tropa - 14 6 39
      12 58 15 91






Firmado: Dr. Gloger,
Major y Comandante del Batallón